Me hice madre de Gibran en julio del 2013, pero en marzo del mismo año, ambos estuvimos a punto de perder la vida, en manos de 2 sujetos que me secuestraron y abusaron sexualmente de nosotros, digo de nosotros porque él iba en mi vientre y vivió desde dentro de mi cuerpo todo el suceso. No me extenderé en esa historia, si quieres conocerla a fondo puedes leerla en la web especial que creé sobre Violencia y Abuso Sexual y cómo evitarlo en los niños, porque debes saber que 1 de cada 4 niños en el mundo son víctimas de abuso sexual infantil, una cifra exageradamente alarmante.

Comienzo nuestra presentación con esa desagradable historia, porque a raíz de ese suceso, pude entender que algo grave está ocurriendo en el mundo, que existen millones de personas deshumanizadas, donde la "Educación" ha sido cómplice silencioso, del desastre de mundo en el que lamentablemente vivimos. Entonces, me resistí a ser parte de ese sistema educativo, que lejos de realmente educar a nuestros hijos, los etiqueta, los deshumaniza, les califica o descalifica y les vuelve mano de obra barata, sólo por mencionar algunas.

Me hice madre de Gibran en julio del 2013, pero en marzo del mismo año, ambos estuvimos a punto de perder la vida, en manos de 2 sujetos que me secuestraron y abusaron sexualmente de nosotros, digo de nosotros porque él iba en mi vientre y vivió desde dentro de mi cuerpo todo el suceso. No me extenderé en esa historia, si quieres conocerla a fondo puedes leerla en la web especial que creé sobre Violencia y Abuso Sexual y cómo evitarlo en los niños, porque debes saber que 1 de cada 4 niños en el mundo son víctimas de abuso sexual infantil, una cifra exageradamente alarmante.

Comienzo nuestra presentación con esa desagradable historia, porque a raíz de ese suceso, pude entender que algo grave está ocurriendo en el mundo, que existen millones de personas deshumanizadas, donde la "Educación" ha sido cómplice silencioso, del desastre de mundo en el que lamentablemente vivimos. Entonces,  me resistí a ser parte de ese sistema educativo, que lejos de realmente educar a nuestros hijos, los etiqueta, los deshumaniza, les califica o descalifica y les vuelve mano de obra barata, sólo por mencionar algunas.

El documental "La Educación Prohibida" terminó de esclarecerme el panorama. El reto no me iba a ser nada fácil, debía prepararme para tomar en mis manos la educación de mi nuevo hijo, porque lo quiero humano, no bestia, ni hombre. Te sorprenderá saber, que casi no existen humanos en este planeta, sólo existimos hombres, y muchas, demasiadas bestias.

Le prometí a mi hijo una vida feliz y tomar acción para dejarle un mundo mejor, no sólo quejarme como hacemos la mayoría. Por eso aquí estoy, aprendiendo día a día cómo educar a mi hijo en casa, para lo cuál, primero necesité reeducarme, capacitarme yo. Romper viejas creencias, viejos patrones de comportamiento, dejar viejos hábitos. Todo eso y más te quiero compartir, y si lo deseas, llevarte por el camino que llevo recorrido, capacitándote para que también tú, dejes humanos de calidad a nuestro hermoso planeta.

¿Qué requieres? Tener el deseo, compromiso como mamá y mantener la mente abierta a un nuevo conocimiento.

Gracias por dedicar a ésta página, tu valioso tiempo. Luz y bendiciones infinitas querida amiga 🙂